Seleccionar página

SOLO
Richard E. Byrd

Solo en el invierno antártico: el estremecedor relato de un deseo de soledad y de la lucha por sobrevivir en medio de la naturaleza más hostil.

 

Cuando el almirante Richard E. Byrd partió en su segunda expedición a la Antártida, en 1934, ya era considerado un héroe por haber pilotado los primeros vuelos sobre los polos Norte y Sur. Su plan para esta última aventura era pasar seis meses solo en el continente helado recopilando datos meteorológicos y, sobre todo, complacer su deseo de «saborear la paz, la tranquilidad y la soledad lo suficiente para descubrir lo buenos que son en realidad».

Pero pronto todo comenzó a ir mal. Aislado en su cabaña, en medio de la omnipresente noche antártica, soportando una temperatura media de 50º bajo cero, y sin esperanza de ser rescatado hasta la primavera, Byrd comenzó una lucha agónica por salvar su vida. Solo es el estremecedor relato, en primera persona, de aquellos días.

Solo es un libro muy peculiar, muy valiente y muy hermoso.

SARA MAITLAND

 

21,50

Leer un fragmento

Ficha técnica:
  • Páginas: 284
  • ISBN: 978-84-947471-1-3
  • Prólogo: Sara Maitland
  • Traductor: Lidia Pelayo Alonso
  • Dimensiones: 14 x 21 cm.
  • Formato: rústica con solapas.
  • Número de colección: 2

Autor

Richard Evelyn Byrd (1888-1957) fue un importante explorador, aviador y contraalmirante estadounidense, especialmente conocido por sus audaces vuelos sobre la Antártida, que permitieron conocer mejor la configuración geográfica del continente helado. Considerado como un héroe en su país, recibió la Medalla de Honor del Congreso de los Estados Unidos por realizar el primer vuelo sobre el Polo Norte en 1926. Fue honrado también por realizar, tan solo un mes después de Charles Lindbergh, un vuelo transcontinental en 1927, y acreditado como el primero aviador en alcanzar el Polo Sur en 1929. En expediciones posteriores al Polo Sur descubrió nuevas tierras y recopiló importantes datos científicos. Sus libros, Little America y Skyward, con testimonios directos de sus expediciones polares, fueron seguidos por Solo (1938), donde relata su segunda expedición a la Antártida, en 1934. Byrd murió en Boston, en 1957, y está enterrado en el cementerio militar de Arlington, en Washington D.C.

Prensa