60 GRADOS NORTE

20.00


Un viaje alrededor del paralelo 60 —la frontera imaginaria del norte— en busca del hogar.

Un viaje alrededor del paralelo 60 —la frontera imaginaria del norte— en busca del hogar.

0 grados norte cuenta una historia «sobre dónde estamos y quizá también sobre quiénes somos». El paralelo 60 —que cruza el sur de Finlandia, Suecia y Noruega, roza Groenlandia y Alaska, y corta por la mitad los territorios de Rusia y Canadá— representa la frontera imaginaria del norte. Con inicio y final en las islas Shetland (Escocia), donde ha pasado la mayor parte de su vida, Malachy Tallack descubre en su periplo los lugares que comparten esa latitud, que lo ayudan a reconocer la aceptación de la pérdida y, en última instancia, el amor por el lugar al que se refiere como hogar.

Un libro íntimo que nos sumerge en los paisajes y entornos naturales que se suceden a lo largo del paralelo, así como en la relación que las personas han establecido con dichos lugares. Que explora con precisión las nociones de naturaleza y comunidad, de aislamiento y compromiso, de exilio y de memoria.

El autor se desnuda en este libro —valiente por su honestidad y bello por la sutileza de sus reflexiones y la calidad de las descripciones— gracias a una prosa que posee la luminosidad de esa aurora boreal que sirve de telón de fondo a gran parte de la historia.

Robert Macfarlane

El verdadero poder del libro proviene de la mirada poética de Tallack.

THE NEW YORK TIMES

Ficha técnica

  • Páginas: 272
  • ISBN: 978-84-947471-7-5
  • Traducción: María Fernández Ruiz.
  • Dimensiones: 14 x 21 cm.
  • Formato: rústica con solapas.
  • Número: 9

Prensa

Categoría:

Description

Quería explorar el paralelo y ver aquellos sitios a los que estaba atado mi propio hogar. Quería saber dónde me encontraba y qué significaba estar allí. Quería empaparme de todo ese conocimiento y escribir sobre ello al regresar […] Emprender tal viaje, en el que el destino final e inevitable fuera mi casa, era un acto de lealtad […] Fue la nostalgia lo que hizo que me marchara. El deseo de volver al lugar al que pertenecía.